La cultura en Provenza y la Costa Azul

Estilo de vida en Provenza

La vida en Provenza es muy parecida a la del resto de Francia: pasión por la comida, la familia y la buena vida. Pero esta es una región ferozmente orgullosa de su historia, su patrimonio y su cultura, y es importante conocer las pasiones provenzales para entender qué es lo que mueve a su gente.

Cuestión de ‘identité’

Jóvenes o ancianos, la gente del sur tiende a compartir una lealtad inquebrantable por el pueblo o la ciudad en que viven. Los marselleses, en concreto, sienten un apasionado apego por su ciudad, una urbe portuaria famosa por sus estereotipados habitantes toscos, célebres entre los franceses por sus exageraciones y sus fantasías, como el cuento de la sardina que bloqueó el puerto de Marsella.

Más latinos en cuanto a aspecto y temperamento, los nizardos exhiben un gusto por la buena vida como el de sus vecinos italianos; y los monegascos, siempre elegantes, son respetuosos con la ley y discretos. En las zonas rurales, donde los árboles genealógicos se remontan varias generaciones y los oficios están enraizados en el terruño, la identidad va profundamente arraigada con la tradición.

Los extranjeros ricos que compran propiedades en la región obligan a algunas comunidades tradicionales a cuestionarse su propia (y cambiante) identidad. Con el 20% de las viviendas privadas convertidas en résidences secondaires (segundas residencias), hay tiendas que luchan para abrir todo el año mientras que los precios de las propiedades se han disparado muy por encima de los salarios.

El fin de semana

La semana laboral en Provenza es como la de cualquier otra región de un país desarrollado: rutina, desplazamientos para ir al trabajo o llevar a los niños al colegio; aunque con más sol que en otros lugares.

El fin de semana, sin embargo, es cuando la vida en Provenza realza su singularidad. Ir al mercado el sábado o el domingo es cita obligada, no solo para comprar los mejores ingredientes con los que elaborar un delicioso almuerzo o cena, también para ponerse al día de las novedades del pueblo o tomar algo en un café.

El deporte es otra de las aficiones del fin de semana: fútbol, ciclismo, excursionismo, vela, esquí y buceo son actividades muy populares en la región. Entre abril y octubre, mucha gente va a la playa por la tarde.

Los fines de semana también son para salir. Los más jóvenes se amontonan en los bares y locales nocturnos (estos últimos no abren hasta las 23.00, así que la fiesta termina bien entrada la madrugada); los más maduros se arreglan y salen a cenar a un restaurante o a casa de algún amigo, disfrutando de aperitivo, cena de tres platos, café y una copita de digestif.

La petanca

Si existe una imagen que resuma el estilo de vida provenzal es una partida de petanca al atardecer.

La pétanque (que en el resto de Francia se llama boules) se inventó en La Ciotat, cerca de Marsella, en 1910, cuando un señor llamado Jules Le Noir, aquejado de artritis, se vio incapaz de dar los largos pasos previos al lanzamiento en las partidas de longue boule. Como era el campeón local, se mantuvo de pie para lanzar, un estilo que se hizo conocido como pieds tanqués (en provenzal, “pies atados”, y de ahí surgió el término pétanque).

Las normas para jugar una partida son:

  • Pueden jugar entre dos y seis personas, divididas en dos equipos. Cada jugador tiene tres boules (bolas) macizas de metal.
  • Por turnos, cada equipo lanza una bola de metal hacia otra de madera más pequeña, llamada cochonnet (boliche), procurando que quede lo más próxima posible. Gana el equipo que tenga la bola más cerca del boliche; y los puntos se cuentan sumando las bolas que el equipo ganador tiene más cerca del cochonnet (un punto por cada una). El primer equipo que suma 13 puntos gana la partida.
  • El equipo que lanza el cochonnet (se decide a cara o cruz) debe hacerlo desde un pequeño círculo trazado en la gravilla, a entre 6 y 10 m de distancia. Cada jugador que lanza una bola también lo hará desde este círculo, con ambos pies tocando el suelo.
  • Es obligatorio lanzar las bolas por debajo de la altura de la axila. A partir de ahí, se puede lanzar a ras de suelo (esto se llama pointer, “apuntar”) o al aire, esperando que al caer golpee la bola de un rival y la aparte del cochonnet. Esta táctica tan llamativa (llamada tirer “tirar”) puede dar la vuelta a una partida en cuestión de segundos.

El Olympique de Marsella

Baluarte del fútbol nacional, el Olympique de Marseille (OM; www.om.net) fue campeón de la liga francesa cuatro veces consecutivas entre 1989 y 1992, y también en el 2010, pero desde entonces su suerte ha sido desigual. En el 2016, el empresario estadounidense Frank McCourt compró el club y prometió devolverle sus días de gloria.

El equipo posee una base de acérrimos hinchas, y de la ciudad han surgido grandes futbolistas, siendo el más destacado Zinedine Zidane Zizou, que capitaneó a la selección francesa en la victoria de la Copa del Mundo de 1998. El partido más importante del año es Le Classique, que enfrenta al Olympique con su archirrival, el Paris St-Germain.

El entrenador del Arsenal Arsène Wenger y el goleador Thierry Henry iniciaron sus carreras en el otro club fuerte de la región, el A. S. Monaco (ASM).

 

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

La Provenza, Francia
Lonely Planet ha elegido la Provenza Top 5 del 'ranking' de los mejores destinos de Europa para viajar en 2018. Aquí te contamos por qué.
sam74100_Getty_Images
Languedoc-Rosellón, sur de Francia
Un viaje a la época del Imperio romano con una ruta por carretera que visita las ruinas más espectaculares del sur de Francia, en Occitanie, la antigua Languedoc-Rousillon.
7Horses_Shutterstock
Vermont, Estados Unidos
10 propuestas perfectas para proyectos otoñales. El lugar perfecto y el momento adecuado para visitar estos destinos.
Kan Khampanya / 500px