Del Atlántico al Mediterráneo

Del Atlántico al Mediterráneo

Nada más desembarcar en Calais el viajero quedará prendado con los 40 km de acantilados, dunas de arena y ventosas playas de la espectacular Côte d’Opale. Ya mismo se pone rumbo al suroeste, con altos para almorzar pescado en Dieppe, visitar la sensacional catedral de Ruan o regalarse un pintoresco pícnic al borde de un acantilado en Étretat, de camino al lugar de pernoctación, a elegir entre los bonitos centros costeros normandos de Honfleur, Deauville o Trouville. Se dedican dos días a la zona; es obligado pasar en barco bajo el imponente Pont de Normandie, comprar pescado en la Poissonnerie del puerto de Trouville, y solazarse con los parisinos en el sofisticado paseo marítimo de Deauville, lleno de famosos.

Las Playas del Desembarco ocupan el tercer día. Se empieza por el Mémorial-Un Musée pour la Paix (el mejor museo sobre la batalla de Normandía; en Caen), antes de dirigirse al oeste por el litoral salpicado de playas para ver depósitos de municiones en la playa de Arromanches-les-Bains, baterías de artillería en Longues-sur-Mer y los hoy serenos 7 km de arena de la “sangrienta Omaha Beach”. Al atardecer, se recuperan los sentidos con unas vieiras frescas y un calvados (aguardiente de sidra). Si se está más interesado en el arte, se puede prescindir de las playas y admirar la soberbia representación de la batalla de Hastings del s. xi plasmada en los 70 m del tapiz de Bayeux.

El cuarto día aguarda el emblemático Mont St-Michel, inmejorable si se accede descalzo por la arena. La semana termina en Bretaña, en una caseta de playa a la antigua en Dinard y de paseo por los espectaculares cabos próximos a Camaret-sur-Mer.

La segunda semana arranca con un largo trayecto por carretera al sur hasta La Rochelle, una exclusiva parada en la que reina el marisco. Se hace noche aquí y se continúa en plan gourmet por la región vinícola de Médoc, al sur, de camino a Burdeos. Al día siguiente, se hace un alto en la “ciudad rosa” de Toulouse (seccionada por el canal du Midi) y/o en Carcasona antes de recalar en el Mediterráneo. Los humedales de la Camarga, poblados por flamencos, caballos y una increíble vida aviar, ocupan un tramo de costa sin parangón, algo que también sedujo a Vincent Van Gogh, cuya pista puede seguirse en Arles antes de llegar a la fascinante Marsella.

Tienda

Artículos más leídos

Islas Lofoten, Noruega
Las isas europeas poseen una magia sumamente particular. Aquí te presentamos 10 islas de Europa en las que perderse este verano.
RudyBalasko_Getty_Images
Parque Nacional de Thingvellir, Islandia
Los autores de Lonely Planet han seleccionado las 10 mejores experiencias veraniegas europeas para disfrutar de lugares y actividades en el viejo continente.
Getty_Images_iStockphoto
Villa Epecuén, Argentina
Este es un repaso por 10 ciudades singulares y enigmáticas. ¿Quién se anima a descubrir rocas que evocan el fuego rojo del infierno, poblaciones abandonadas o ciudades sumergidas?
derechoaleer_FrancisxoSalamone_Flickr