De Bretaña a Burdeos

De Bretaña a Burdeos

Se desembarca en St-Malo, una atractiva ciudad con fornidas murallas obra de Vauban, dignas de explorarse al ocaso; se merece al menos un día. Durante la bajamar se cruza a la isla de Grand Bé y, en la bonita St-Servan, se admiran las estupendas vistas desde lo alto de una torre del s. xiv. Al día siguiente se recorre la Côte d’Émeraude, con parada en Dinard de camino a Roscoff, 200 km al oeste. El cuarto día se dedica a descubrir la famosa sidra bretona y los megalitos de Carnac, la encantadora ciudad medieval de Vannes con sus vistas a las deslumbrantes islas que salpican el golfo de Morbihan, y el castillo medieval en Josselin. Se sigue al sur por la costa atlántica, vía Nantes (si gustan las grandes ciudades) o directo hasta las tranquilas vías fluviales del Marais Poitevin o la “Venecia Verde”. La sexta jornada se llega a Burdeos, buena base para tentadoras excursiones para catar vinos. El itinerario termina en la duna de Pilat, la más alta de Europa, cerca de Arcachon y célebre por sus ostras.

Artículos más leídos

Kitsilano Pool, piscina urbana de Vancouver, Canadá
7 propuestas para nadar en piscinas al aire libre de ciudades emblemáticas. Bañarse y nadar rodeado de míticos perfiles urbanos.
Eric Buermeyer / Shutterstock
En bicicleta por Chambord, Valle del Loira, Francia
Una ruta en bicicleta recorriendo el Loira, entre castillos, pueblos maravillosos, buena gastronomía... Un viaje para disfrutar de los encantos de Francia.
Michal_Szymanski_Shutterstock
Mont St Michel, Normandía, Francia
Ruta por carretera que recorre los puntos de interés más destacados de Normandía, región Top 9 del Best in Travel 2019, escenario de la II Guerra Mundial.
Kanuman_Shutterstock