Viajar con niños a Brujas

Brujas con niños

Muchos hoteles y B&B ofrecen cunas. Hay que reservarlas, porque a veces solo hay una. Conviene pensar si merece la pena llevar carrito, ya que hay que cargar con él en infinidad de escaleras y senderos estrechos y calles empedradas. Comer con niños no suele ser problema, incluso en establecimientos de lujo. Los niños belgas suelen comportarse bien, y se espera que los visitantes hagan lo propio. En los restaurantes suele haber tronas y a veces menús infantiles, pero es mejor preguntar antes. Con la abundancia de gofres y patatas fritas en las dos ciudades es posible que haya que negociar, pero los niños no pasarán hambre.

Lo mejor para niños en Brujas

Historium Las estupendas exposiciones en realidad virtual de este museo despiertan el interés por la historia en los niños.

Choco-Story Lo único malo de este delicioso museo es el subidón de azúcar.

Frietmuseum Hay que ir al mediodía a este homenaje a las patatas fritas para disfrutar más.

Circuito por los canales de Brujas Adultos y niños disfrutan por igual de las visitas mágicas a los canales medievales.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Vista de la ciudad de Brujas, Bélgica
Recorrer la encantadora Brujas subidos a una bicicleta para descubrir secretos ocultos tras fachadas medievales y surcar paisajes de suave belleza.