¿Qué significan las restricciones de Estados Unidos a los viajeros europeos?

Texto por
John Walton, autor de Lonely Planet
Aeropuerto en Estados Unidos
Ingus_Kruklitis_Shutterstock

Cómo afectan a los viajeros europeos las medidas adoptadas por EE UU

El anuncio de que Estados Unidos restringía las entradas procedentes de Europa ha tomado por sorpresa a la mayoría de la gente. En esencia, si el viajero no es un ‘pasajero estadounidense’ –lo cual equivale a ser ciudadano estadounidense o ‘residente permanente legal’ (véanse las excepciones abajo)– y ha estado en países europeos de la zona Schengen, Reino Unido e Irlanda durante los 14 días anteriores no podrá entrar en EE UU. 

Aeropuerto de Denver, Estados Unidos

Poca gente en el aeropuerto de Denver mientras crece la preocupación por el coronavirus © Joseph Sohm / Shutterstock

 

Además, los viajeros estadounidenses que hayan pasado por la zona Schengen solo podrán entrar en su país a través de una serie de aeropuertos seleccionados, donde se aplicarán a exámenes de salud adicionales. El Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (la parte del gobierno que engloba a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos) afirma estar trabajando a partir de la proclamación oficial del presidente Trump, que no sigue del todo la línea de lo anunciado en la declaración presidencial por televisión.

 

1. ¿Quiénes se verán afectados por estas restricciones? Los viajeros que hayan pasado por la zona Schengen

La prohibición de entrada a los Estados Unidos afecta a las personas que hayan visitado países de la zona Schengen; la zona de libre desplazamiento dentro de Europa continental en la cual no hay controles de fronteras internas y que no necesariamente se corresponde con la Unión Europea.

Los países de la zona Schengen son Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, España, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Islandia, Italia, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malta, Noruega, los Países Bajos, Polonia, Portugal, la República Checa, Suecia y Suiza. Cabe destacar que Islandia, Noruega, Suiza y Liechtenstein forman parte de la zona Schengen pero no pertenecen a la Unión Europea.

Los microestados de Mónaco, San Marino y Ciudad del Vaticano no forman parte de la zona Schengen pero en la práctica tienen sus fronteras abiertas, dado que están rodeados por los territorios de Francia o Italia. No está claro qué trato van a recibir los ciudadanos de estos microestados. 

Téngase también en cuenta que hay miembros de la Unión Europea que tampoco forman parte de la zona Schengen: Irlanda lo rechazó y mantiene una zona común con el Reino Unido (y el Reino Unido ahora está fuera de la Unión Europea y de Schengen). Si bien Irlanda y Reino Unido no formaban parte de la prohibición original que entró en vigor oficialmente a las 23.59 del viernes 13 de marzo, se incluyeron en la lista el pasado lunes, cuando se extendió la prohibición.

 

Aeropuerto de Estados Unidos

Se han anunciado nuevas restricciones para los viajes procedentes de Europa con destino a EE UU © FatCamera / Getty Images

 

2. ¿Quién se ve afectado? Mayormente, los ciudadanos no estadounidenses, pero existen una serie de excepciones


La proclamación anuncia que a EE UU le interesa tomar medidas para “suspender y restringir la entrada a Estados Unidos, como inmigrantes o no inmigrantes, de todos los extranjeros que estuvieron físicamente presentes dentro del Área Schengen durante el período de 14 días anterior a su ingreso o intento de ingreso a Estados Unidos”.  

Por ‘extranjeros’, en este caso, se entiende ‘personas que no son ciudadanas estadounidenses ‘, pero existen las siguientes excepciones: 

  • Residentes permanentes en EE UU;
  • Cónyuges de ciudadanos estadounidenses o de residentes permanentes legales; 
  • Progenitores/tutores legales de ciudadanos estadounidenses o residentes permanentes legales si el ciudadano o residente estadounidense en cuestión es menor de 21 años y no está casado;
  • Hermanos/hermanas de ciudadanos estadounidenses o residentes permanentes legales si tanto el hermano/hermana y el ciudadano estadounidense o residente permanente es menor de 21 años y no está casado;
  • Hijos/Hijas de ciudadanos estadounidenses o residentes permanentes legales (incluidos hijos/hijas adoptivos y de acogida, y algunos futuros adoptados);
  • Si el gobierno de EE UU ha invitado al viajero a entrar en el país “para un propósito relacionado con la contención o la mitigación del virus”;
  • Miembros de tripulaciones aéreas o marítimas u otros no inmigrantes que viajen de conformidad con un visado de no inmigrante C-1, D o C-1/D; 
  • Miembros de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, sus cónyuges e hijos/hijas ;
  • Varias categorías de diplomáticos y personal de organizaciones internacionales como la OTAN y la ONU.

También existen otras excepciones aprobadas por el gobierno estadounidense, que incluyen:

  • Cualquier extranjero cuya entrada no suponga un riesgo significativo de introducción, transmisión o propagación del virus, según lo determine el Secretario de Salud y Servicios Humanos a través del director de los CDC o su designado; 
  • Cualquier extranjero cuya entrada sea más importante para los objetivos de aplicación de ley de los Estados Unidos, según lo determinen el Secretario de Estado, el Secretario de Seguridad Nacional o sus designados, de acuerdo con la recomendación del Fiscal General o su designado; 
  • Cualquier extranjero cuya entrada sea de interés nacional, según lo determine el Secretario de Estado, el Secretario de Seguridad Nacional o sus designados.

 

Aeropuerto en Estados Unidos

El impacto global que tendrá esta prohibición todavía no está claro © Kiattisak Lamchan / EyeEm / Getty Images

 

3. ¿Qué significa para los viajeros? 

Por lo general, si el viajero se está planteando viajar a Estados Unidos y se encuadra en una de las zonas grises de “posible afectado” –o incluso si no lo está–, la situación es bastante complicada. 

En teoría, la aerolínea probablemente deba reembolsar el importe del billete si la persona no puede viajar, pero habrá que ser muy persistente para conseguirlo. Es posible que el seguro de viaje cubra una parte del reembolso, pero, de nuevo, tramitarlo es complicado y consumirá mucho tiempo y esfuerzo.

En las redes hay muchos consejos sobre cómo contactar con las aerolíneas, y eso en teoría es algo bueno, pero las centralitas telefónicas estarán saturadas y lo mejor es intentar hacer todos los trámites en línea, a través de la app de la aerolínea y de las redes sociales. Puede que resulte práctico contratar un plan de llamadas internacionales ilimitadas si se prevé estar al teléfono horas y horas.

Tanto si se trata de aerolíneas, aeropuertos, empresas de control de seguridad de terceros, funcionarios de las oficinas de inmigración de EE UU como de una combinación de todo, administrar algo así de forma consistente es enormemente complicado.

Cabe la posibilidad de que a las personas que, en teoría, sí pueden entrar en Estados Unidos se les deniegue el embarque en los aeropuertos extranjeros o que se les rechace la entrada a su llegada a EE UU. Va a hacer falta muchísima paciencia, ya que todo el mundo a ambos lados del Atlántico se está adaptando a esta nueva normativa.

 

Artículos relacionados:

¿Me reembolsará mi aerolínea el billete de avión por el coronavirus?

Cómo Airbnb ha actualizado su política de cancelaciones por el coronavirus

 

Informarse es importante

Se recuerda a todos los viajeros de España que pueden consultar la información actualizada sobre el coronavirus (COVID-19) en:

Ministerio de Asuntos Exteriores / Recomendaciones de viaje

Ministerio de Sanidad / Enfermedad por nuevo coronavirus, COVID-19

Ministerio de Asuntos Exteriores / Asistencia consular Coronavirus

 

Nuestras guías

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.