10 mágicos paisajes en España para disfrutar de la primavera

Texto por
Txell Moreno
Floración de los melocotoneros, Cieza, Murcia
Alex_Tihonovs_Shutterstock

Una ruta por 10 paisajes primaverales

Es tiempo de floración y deshielo, de que la naturaleza luzca su más diversa paleta de colores y regale grandes estampas primaverales. Es hora de abrir los ojos y rendirse a la magia primaveral en un recorrido por algunos de los paisajes naturales más atractivos de España en esta época.

España

 

1. Parque Natural de Redes, Asturias

Deshielo del río Nalón, primavera en el Parque Natural de Redes, Asturias, España © StockPhotoAstur / Shutterstock

Deshielo del río Nalón, primavera en el Parque Natural de Redes, Asturias, España © StockPhotoAstur / Shutterstock

 

El sonido intenso y profundo del curso del agua son clara seña de identidad en este parque natural, con especial mención al llegar la primavera. Y con ella, el verdor de su vegetación. El que fuera catalogado como Reserva de la Biosfera en 2001, puede presumir aún hoy de un terreno virgen, con una gran riqueza medioambiental. Dentro de perímetro del parque donde nace el río Nalón, la riqueza de paisajes y contrastes es una constante, por lo que merece la pena explorarlo de forma pausada a través de sus ilimitadas rutas de senderismo y con el rumor de la naturaleza como banda sonora del viaje.

Si se prefieren opciones más descansadas, se puede acceder en vehículo a las proximidades del embalse de Tanes y al área recreativa de la cueva Devogy, entre otros. Eso sí, para tener una primera aproximación a este bello paraje natural y conocer las múltiples alternativas paisajistas del lugar, conviene acercarse al Centro de Interpretación de Parque, situado en Campo de Caso. 

 

2. Piornos en flor en la Sierra de Gredos, Ávila

Floración en primavera de los piornos en la Sierra de Gredos, Ávila, España © Ramon Carretero / Shutterstock

Floración en primavera de los piornos en la Sierra de Gredos, Ávila, España  © Ramon Carretero / Shutterstock

 

Puede que una de las mejores épocas para visitar la Sierra de Gredos sea durante los meses de mayo y junio, coincidiendo con la floración de los piornos. Para aquellos que no sepan que son los piornos, estos consisten en llamativas flores de un intenso color amarillo que florecen por toda la extensión de la sierra, cubriendo valles y gargantas, y generando un efecto casi mágico.

Del puerto del Pico a Tornavacas, el conjunto de las laderas en el norte de Gredos se tiñen de amarillo, invitando al viajero a explorar el territorio con excursiones de senderismo llenas de color y aroma a piorno. El territorio cuenta con más de 60 puntos de observación de esta planta, donde poder disfrutar las vistas y los cambios de luz, así como de un festival, Festival del Piorno en flor, que le rinde tributo, con una variada agenda de actividades.

 

Guía En ruta por España y Portugal

 

3. Campos de amapolas en Treviño, Burgos

Campos de amapolas del condado de Treviño en primavera, Burgos, España © jessicahyde / Shutterstock

Campos de amapolas del condado de Treviño en primavera, Burgos, España © jessicahyde / Shutterstock

 

Puede que alguien no sepa que España es, después de Australia, el segundo productor mundial de amapolas. Si una vez sabiéndolo, uno se pregunta cuál de todos los escenarios cuya presencia tiñe de rojo prados y campos es el más llamativo, la respuesta es el condado de Treviño.

Situado a 20 kilómetros de Vitoria-Gasteiz aunque perteneciente a suelo burgalés, y bañado por el río Ayuda y sus afluentes, el territorio juega con una rica paleta cromática donde el bermellón se impone al llegar el mes de abril (y septiembre) coincidiendo con la floración de las amapolas. Unas 200 hectáreas se destinan a su cultivo en este territorio, por lo que a su patrimonio arquitectónico y su historia, se le suma el espectáculo floral de luz y color que regalan sus campos.     

 

4. Ruta de los melocotoneros en flor en Cieza, Murcia

En primavera es el color rosa el que predomina en los campos de Cieza, Murcia, España © Alex Tihonovs / Shutterstock

En primavera es el color rosa el que predomina en los campos de Cieza, Murcia, España © Alex Tihonovs / Shutterstock

 

Los campos murcianos próximos a la localidad de Cieza empiezan a tornarse rosáceos con la llegada del buen tiempo y el aumento de temperaturas. La razón no es otra que la floración de las grandes plantaciones de melocotoneros, un espectáculo que cada vez atrae a más viajeros movidos por el festival de color que regala la naturaleza y que ha dado paso al proyecto Floración de Cieza y que tiene como objetivo promover la zona a partir de su preciada materia prima. De este modo, junto a la exhibición floral, se llevan a cabo una serie de actividades, que van desde senderismo a otras más tranquilas como exposiciones, certámenes de fotografía y menús gastronómicos, entre otras.

 

5. Parque Nacional de Doñana, Huelva

Flamencos en las marismas del Parque Nacional de Doñana, Huelva, España © Klaas Vledder / Shutterstock

Flamencos en las marismas del Parque Nacional de Doñana, Huelva, España ©  Klaas Vledder / Shutterstock

 

Si bien este paraíso natural merece una visita a lo largo de todo el año, es con la llegada de la primavera cuando la presencia de aves migratorias rumbo a África y una rica vegetación en plena floración, hacen que el paisaje del Parque Nacional de  Doñana brille con más luz y color. Situado en su mayoría en la provincia de Huelva, aunque también se extiende por Cádiz y Sevilla, el parque cuenta con más de 116.000 hectáreas que engloban diferentes ecosistemas de una biodiversidad única en toda Europa.

Las temperaturas agradables de esta época acompañan al viajero en la exploración por el parque cuyo acceso, aunque es libre en algunas zonas, está restringido en las zonas más salvajes para minimizar su impacto. Desde las marismas del norte a las dunas del sur, los paisajes de Doñana son la mejor excusa para una escapada al sur esta primavera.

 

Guía Andalucía

 

6. Floración de los cerezos en el Valle del Jerte, Cáceres

Las flores blancas de los cerezos invaden el Valle del Jerte, Cáceres, España © ABB Photo / Shutterstock

Las flores blancas de los cerezos invaden el Valle del Jerte, Cáceres, España © ABB Photo / Shutterstock

 

Hay que adentrarse en medio de una compleja orografía entre dos cadenas montañosas, los Montes de Traslasierra y la sierra de Tormantos, para ser testigo de uno de los paisajes naturales más atractivos de España en primavera, la de la floración de los cerezos del Valle del Jerte.

Entre marzo y abril –dependiendo de la climatología– un gran manto blanco cubre el valle y lo convierte en un paraje digno de cuento que merece ser explorado a través de un recorrido por todos los pueblos del valle. A lo largo de unos 30 kilómetros, siguiendo la N-110, puede irse desde Navaconcejo hasta Puerto de Tornavacas, pasando por Cabezuela del Valle, Jerte y Tornavacas, disfrutando del paisaje floreciente y adentrándose en los encantos de cada uno de sus municipios.

 

7. Campos de lavanda en Brihuega, Guadalajara

No es en primavera si no en el mes de julio cuando la floración de la lavanda llega a su punto álgido en Brihuega, Guadalajara, España © Fernando Tatay / Shutterstock

No es en primavera si no en el mes de julio cuando la floración de la lavanda llega a su punto álgido en Brihuega, Guadalajara, España © Fernando Tatay / Shutterstock

 

No hace falta irse hasta la región de la Provenza para disfrutar del color y el aroma de la lavanda –o quizá deberíamos hablar de espliego, que es como se llama verdaderamente la planta–. En Guadalajara, y más concretamente en la comarca de Brihuega se extiende un paisaje que hechiza por su atractivo y su fragancia.

Es entre finales de primavera y verano, cuando llega el momento de la floración y el terreno se tiñe de malva. Una ocasión única para dejarse embriagar por el paisaje. No es de extrañar, además, que en plena era de Instagram, el lugar se convierta en objetivo de instantáneas que en su mayoría no precisan filtro alguno. El punto culminante a tal espectáculo llega con el Festival de la Lavanda, un evento que aglutina música y gastronomía en el campo para disfrutar de una velada en pleno atardecer.   

 

8. Deshielo en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, Huesca

Una de las muchas cascadas del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido en primavera, Huesca, España © Gabor Kovacs Photography /Shuttertock

Una de las muchas cascadas del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido en primavera, Huesca, España © Gabor Kovacs Photography /Shuttertock

 

Siempre es buen momento para visitar esta joya natural, pero los paisajes primaverales que regala el parque a finales de temporada, coincidiendo con el deshielo, es de tal riqueza que uno no sabría por dónde empezar a explorarlo. Tomando como punto de partida sus cascadas y siguiendo por el intenso verdor de su vegetación, no es de extrañar que este atractivo enclave situado en pleno Pirineo aragonés sea uno de los preferidos para la práctica de senderismo.

Para una escapada por la zona, un buen punto de partida es el municipio de Aínsa, capital de la comarca del Sobrarbe, antes de adentrarse al rico y singular ecosistema que regala el lugar con bosques de abetos y hayas entre ermitas, cañones, cascadas y gargantas. Un entorno único que también se acompaña de una gran riqueza faunística (32 especies de mamíferos y 65 de aves) que varía en función de los diferentes ambientes de los que consta el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

 

9. Floración de los almendros en La Vall de Pop, Alicante

La floración de los almendros en primavera, La Vall de Pop, Alicante, España © ANCH / Shutterstock

La floración de los almendros en primavera, La Vall de Pop, Alicante, España © ANCH / Shutterstock

 

Como ocurre con las amapolas, la cantidad de almendros dispuestos en suelo español es tal que tras Estados Unidos es el mayor productor de almendras del mundo. Son muchos los lugares que presumen del sugerente paisaje que regala su floración y, entre ellos, ocupa una posición destacada este valle alicantino, La Vall de Pop.

Y es que junto con la exhibición floral, existe un recorrido que merece la pena explorar y que parte junto al parque ecológico de la localidad de Alcalalí y que tras cruzar el río Gorgos se adentra por una serie de caminos que atraviesan los campos de cultivos. A lo largo del camino, alguna ermita y estampas que bien podrían inspirar a Japón amenizan al viajero.


Hanami, la belleza de las flores

 

Canarias

 

10. Parque Nacional del Teide, Tenerife

Los tajinastes rojos, presentes en el Parque Nacional del Teide durante la primavera, Tenerife, España © Luife / Shutterstock

Los tajinastes rojos, presentes en el Parque Nacional del Teide durante la primavera, Tenerife, España © Luife / Shutterstock

 

Toda escapada a la isla canaria tiene como visita obligada este parque de singular orografía. Posiblemente explorarlo haga pensar que uno se encuentra en tierras lejanas, pero más allá de sensaciones, la percepción real es que es un paisaje único con verdaderos tesoros que se dejan ver en primavera. Este es el caso del tajinaste rojo, una especie endémica que presenta minúsculas flores de color rojo, capaz de alcanzar los 3 metros de altura, y la violeta del Teide, una especie de arbusto presente en las cumbres (a más de 2.500 metros), convertida en distintivo del Parque.

Es buen momento para aprovechar el clima templado de la primavera para adentrarse en la naturaleza salvaje del lugar a través de su red de senderos y como colofón, ascender hasta el cráter (previo permiso gratuito que concede la Administración del Parque Nacional y que puede tramitarse on-line aquí) ya sea a través del teleférico, o no, para entre otras experiencias, disfrutar de las increíbles panorámicas, siempre cambiantes, que se aprecian a más de 3.500 metros de altura. Para los más aventureros el trecho final llega al alcanzar la cima, a 3.718 metros.


Cómo adelantarse al verano viajando a las Canarias

 

 

Otras rutas para disfrutar de la diversidad de España:

De vinos por España: marida mejor tu escapada con vino

De paseo por 15 ciudades magníficas

Evasión primaveral: Ibiza y Formentera en Semana Santa

Nuestras guías