Deportes y actividades Bolivia

Bolivia al aire libre

Bolivia es como un parque temático de aventuras para adultos: senderismo de varios días, excursiones de un día bastante fáciles, ciclismo de montaña que le deja a uno con los dientes castañeteando, subidas a picos andinos perdidos, rafting en ríos y movidos viajes en todoterreno pisando piedras que antaño pavimentaban el Imperio inca.

Cuándo ir

En la estación seca (may-fin oct) las escaladas son más seguras, los caminos de ciclismo están más secos y las excursiones son más fáciles. El resto del año uno se va a mojar (y a embarrar).

Excursionismo y senderismo

El excursionismo y el senderismo son, sin duda, las actividades andinas más agradecidas. Y para convertirlas en una gran aventura, basta con incorporar un porteador, una caravana de llamas y un guía con experiencia. Algunas excursiones y caminos más populares parten de las inmediaciones de La Paz, atraviesan la cordillera Real por ancestrales rutas incas y terminan en los Yungas, e incluyen los conocidos caminos de El Choro, Takesi y Yunga Cruz.

Sorata es el sueño del excursionista, con opciones muy variadas, desde salidas rigurosas a caminatas más plácidas por senderos incas que rodean el Nevado de Illampu. El Área Natural de Manejo Integrado Nacional (Anmin) Apolobamba, que incluye la ruta de cuatro a cinco días de Lagunillas a Agua Blanca, está ganando protagonismo, pero hay que visitarla con un guía local.

Cerca de Tarija, las caminatas de dos a cuatro días por el valle de los Cóndores son memorables y permiten ver toda suerte de aves.

Los parques nacionales también son paraísos para excursionistas, con muchas rutas en el Parque Nacional y Área de Uso Múltiple Amboró y el Parque Nacional Sajama. Desde Charazani también hay excursiones interesantes.

Para un trayecto más corto, hay que contratar un guía y recorrer los yacimientos culturales e históricos y las fuentes termales en la cordillera de los Frailes, al salir de Sucre, o visitar el Refugio los Volcanes cerca de Samaipata.

Aquellos viajeros con bagaje en actividades al aire libre pueden salir por muchas rutas sin un guía (se debería saber utilizar un mapa, una brújula y un GPS y cómo hacer fuego), pero ir con guía ofrece más garantías. Pase lo que pase, antes de partir siempre hay que preguntar si el territorio es seguro.

Alpinismo y escalada

Actuar con prudencia

Entre los peligros están extraviarse, las avalanchas, las grietas en el hielo, la ceguera provocada por la nieve, la deshidratación, el mal de altura y los asaltos puntuales que se producen en las rutas. Hay que contratar un guía de fiar, hacerse un seguro de alpinismo, beber mucha agua, protegerse la piel, vestir adecuadamente y llevar gafas de sol. El mal de altura ocurre con frecuencia. Una aclimatación e hidratación apropiadas ayudarán. Quien crea que empieza a sufrirlo, debería descender.

De necesitar ayuda, Socorro Andino Bolivia es un grupo de rescate en alta montaña.

Contratar un guía

Muchas agencias de viajes de La Paz y ciudades grandes organizan salidas de escalada y senderismo por la cordillera Real y otras zonas. No obstante, no todas son lo que dicen ser. Algunos guías se han extraviado, los hay que han muerto, y otros han practicado tácticas muy poco profesionales, como amarrar a 10 o más escaladores a una misma cuerda. Conviene ser muy rigurosos y apostar por los guías que acrediten su profesionalidad, como los que están registrados en la Asociación de Guías de Montaña (www.agmtb.org). Son más caros pero vale la pena.

Antes de decantarse por una agencia, conviene revisar el equipo que se va a utilizar y conocer al guía. Si los arneses están gastados, las botas de montaña están rotas o las cuerdas están deshilachadas, hay que pedir que las cambien. Se recomienda conocer antes al guía. Al llegar a la montaña, el guía debería enseñar cómo moverse por una cuerda (dos personas y un guía por cuerda, no más) y a detenerse con el piolet.

Las agencias facilitan todo lo que se necesite –desde la gestión del transporte a un servicio completo con guía, cocinero, mulas, porteadores, un itinerario y demás–, pero se debería llevar ropa de abrigo apropiada, una lámpara frontal y pilas de repuesto, mucha agua y tentempiés. Normalmente los guías prepararán tres comidas al día. Los guías profesionales de senderismo suelen cobrar 60-80 US$ al día (más comidas).

Mapas

Históricamente, los mapas de zonas de escalada en Bolivia eran malos y difíciles de encontrar. Incluso hoy existen algunos con hasta 600 m de imprecisión.

Se venden mapas en Los Amigos del Libro en La Paz y en Santa Cruz, y en algunas librerías. En La Paz también se puede probar en las agencias de senderismo y en las tiendas turísticas de Sagárnaga.

El Travel Map of Bolivia, uno de los mejores mapas del país, y el New Map of the Cordillera Real, que muestra montañas, carreteras y rutas precolombinas, están publicados por O´Brien Cartographics. Ya no se imprimen pero aún se pueden encontrar en algunos lugares turísticos y en los quioscos de postales de la oficina central de correos de La Paz.

Las hojas topográficas y especializadas del Gobierno a escala 1:50 000 se pueden encontrar en el Instituto Geográfico Militar (IGM), con oficina en casi todas las ciudades importantes, también en La Paz.

Walter Guzmán Córdova ha publicado mapas de contornos a todo color y a escala 1:50 000 de El Choro-Takesi-Yunga Cruz, Mururata-Illimani, Huayna Potosí-Condoriri y Sajama, pero quedan pocos salvo del mapa El Choro-Takesi-Yunga Cruz. El Deutscher Alpenverein (Club Alpino Alemán) publica los excelentes y precisos mapas Alpenvereinskarte Cordillera Real Nord (Illampu), a escala 1:50 000, que incluye la zona de Sorata, y el Alpenvereinskarte Cordillera Real Süd (Illimani), que se concentra en Illimani.

Guías

La mejor guía de alpinismo es Bolivia: A Climbing Guide de Yossi Brain; el autor, ya difunto, trabajó como guía de escalada en La Paz y como secretario del Club Andino Boliviano. The Andes of Bolivia de Alain Mesili está en inglés.

Ciclismo de montaña

Bolivia es uno de los territorios más espectaculares del mundo para el practicar ciclismo de montaña y disfruta de un tiempo casi perfecto siete meses al año y de un acceso relativamente fácil a cordilleras, lagos magníficos, ruinas precolombinas y rutas, e infinidad de ecozonas conectadas por una extensa red de senderos y carreteras de tierra.

Los Andes bolivianos están llenos de descensos largos y emocionantes, pero también circuitos desafiantes, aunque, debido a la altitud, la mayoría de los ciclistas opta por los descensos. Uno de los descensos más largos del mundo baja desde el Parque Nacional Sajama hasta la costa chilena en Arica. En la estación seca incluso se puede abordar las decentes carreteras de las vastas tierras bajas del Amazonas.

Hay rutas desde La Paz que pueden hacer ciclistas de cualquier nivel. Hay muchas combinaciones, porque las rutas atraviesan caminos incas, pistas tropicales, carreteras de tierra y pedregales. La más conocida (pero no por ello la mejor para ciclistas convencidos) es el emocionante descenso de 3600 m por la Carretera Más Peligrosa del Mundo desde La Cumbre a Coroico. Otra ruta popular cerca de La Paz es el exuberante recorrido por el valle Zongo, que se puede empezar a 5395 m desde Chacaltaya.

La localidad de Sorata se ha consolidado como la meca del ciclismo de montaña de Bolivia, con muchos senderos estrechos de bajada y carreteras de tierra cerca de la localidad, incluido un recorrido que combina bicicleta y barco de Sorata a Rurrenabaque. Para los ciclistas más acérrimos, abundan desde pedregales a sendas trazadas por ciclistas y zonas de salto. Cada año, normalmente en octubre, Sorata acoge la carrera cuesta abajo más larga en una trayectoria trazada a mano, la carrera de bicicletas de montaña Jach’a (Gran) Avalancha Mountain. Otros descensos épicos parten de Sorata y se adentran a la cordillera Muñecas, o empiezan en Copacabana y La Paz y van hacia Sorata.

Cada vez son más los viajeros que recorren el país en bicicleta, de norte a sur, o viceversa. Quien vaya con bicicleta propia debería tener en cuenta que, durante parte de la estación lluviosa, sobre todo de diciembre a febrero, algunas carreteras están enfangadas y las lluvias fuertes pueden reducir mucho la visibilidad. También conviene saber que en Bolivia escasean las piezas de recambio. Se recomienda llevar un kit completo de reparación. En las regiones del sur del altiplano y Uyuni, el agua escasea; en algunos sitios, hay que llevar agua para dos días.

Conducción en todoterreno

Salir en todoterreno se está popularizando. Permite ir a lugares de acceso complicado y, aunque más caro a veces, es la única forma de visitar ciertas regiones. Aparte del estándar Circuito del Suroeste (con salida desde Uyuni, Tupiza o La Paz), se puede ir a las quebradas (barrancos secos) más allá de Tupiza, visitar el mercado de Tarabuco en un circuito desde Sucre o las ruinas incas de Incallajta cerca de Cochabamba.

Los circuitos en todoterreno son una manera fabulosa de entrar a ciertos parques nacionales del país: el Parque Nacional Torotoro (desde Cochabamba) y el Parque Nacional Sajama (desde La Paz), o en la cordillera de los Frailes (desde Sucre).

Si se quiere ir por libre, habría que contratar un conductor. Puede ser una forma eficaz, con buena relación calidad-precio, para ver unas zonas específicas, sobre todo si se va en grupo.

‘Rafting’ por aguas bravas y kayak

Uno de los mayores secretos de Bolivia es la cantidad de ríos de aguas bravas que desaguan por las laderas orientales de los Andes, entre la cordillera Apolobamba y el Chapare. Aquí hay descensos emocionantes para practicar rafting y kayak. Llegar a ellos suele comportar un largo trayecto en automóvil y/o a pie, y un dispendio considerable si se hace por libre.

Algunos turoperadores de La Paz organizan salidas de un día por el río Coroico. También hay por el río Unduavi y muchos ríos salvajes del Chapare.

Un descenso más suave pero igual de divertido en la región de Chuquisaca sería ir río abajo en cámaras de neumáticos gigantes, una actividad que suele acompañarse con trayectos en bicicleta de montaña. Uno de los mejores, y también con este mismo concepto biatlón, es descender 4000 m en bicicleta de montaña hasta Mapiri y después seguir varios días en balsa, con acampada por el camino, hasta Rurrenabaque. Los circuitos amazónicos en canoa por el río Beni y las salidas por el río Mamoré desde Trinidad son inolvidables.

Equitación

Para algunos, es mejor montar a caballo que ir en autobús, y es una forma maravillosa de comulgar con lo que se ve, se escucha o se huele de un país. Las rutas a caballo son una forma nueva pero cada vez más popular de llegar a zonas naturales que, de otro modo, serían inaccesibles. El mejor lugar para probarlo es en Tupiza, los antiguos dominios de Butch Cassidy y Sundance Kid. Se puede ver el paisaje multicolor del desierto, las quebradas y un territorio salpicado de cactus.

Observación de fauna

Los aficionados a la fauna y flora no saben por dónde empezar en este extraordinario país donde abunda la observación de fauna de talla mundial. La diversidad de hábitats vírgenes en todo el país explican la enorme cantidad de especies que sobreviven.

Por ejemplo, el Parque Nacional Madidi, hogar de más de 1000 especies de aves y de la naturaleza endémica de la mayoría de los ecosistemas de Bolivia, desde pluvisilva tropical y sabana a bosque de niebla y tundra alpina, es sin duda uno de los lugares con mayor biodiversidad del planeta. Las agencias, a menudo gestionadas por científicos o ecologistas, organizan salidas por la naturaleza desde Santa Cruz, Cochabamba y Samaipata, y, en menor medida, desde La Paz.

Entre las zonas clave para la observación de aves están las tierras altas próximas a La Paz y Cochabamba, el Parque Nacional y Área de Uso Múltiple Amboró y la Reserva de la Biosfera del Beni. Para más información, contáctese con la Asociación Armonía (www.armonia-bo.org), vinculada al BirdLife International, Bird Bolivia, Fundación Amigos de la Naturaleza y Michael Blendinger Tours.

Otras actividades

Lanzarse en parapente se está popularizando pero hay que informarse bien sobre la experiencia del piloto. Hacerlo al sur de La Paz regala unas vistas excepcionales, aunque Sucre también es muy popular.

Hay termas en varios puntos del país para una actividad más relajante. Tampoco hay que ir hasta el fin del mundo para darse un placentero remojón; hay fuentes termales en Tarapaya a la salida de Potosí, Talula, San Xavier y Sajama.

Lanzarse en tirolina y los circuitos por el dosel acaban de empezar: con tirolinas cerca de Coroico y una iniciativa que gestiona la comunidad cerca de Rurrenabaque. También hay salidas de pesca, barranquismo, en quad, e incluso rápel por los edificios de La Paz.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Bolivia alternativa, Lomas de Arena
Una lista de siete destinos alternativos para conocer la Bolivia menos transitada por los turistas y la más auténtica.
Noradoa_Shutterstock
Salzburgo, Austria
Lonely Planet elige los mejores destinos para viajar en 2020. ¡Descubre las 10 ciudades seleccionadas en el Best in Travel 2020 por Lonely Planet!
jakobradlgruber_Getty_Images
Carnaval en Trinidad y Tobago
Un recorrido por 5 sorprendentes carnavales que se celebran en Latinoamérica y un carnaval caribeño igual de particular. ¡Tradición, historia y diversión!.
Mark_Morgan_Flickr