Bienvenidos a Marrakech

Aquí hay que venir preparado para una experiencia que sacude todos los sentidos. Músicos, vendedores de caracoles y hechiceros se congregan en Yamaa el Fna, desde donde unos callejones tortuosos de color ocre llevan a los zocos...

Bienvenidos a Marrakech

Aquí hay que venir preparado para una experiencia que sacude todos los sentidos. Músicos, vendedores de caracoles y hechiceros se congregan en Yamaa el Fna, desde donde unos callejones tortuosos de color ocre llevan a los zocos llenos de souvenirs. Aunque se pueden encontrar aires contemporáneos en el panorama artístico de la ciudad y en sus cafeterías, son los aromas y sonidos de la medina los que atraen a los viajeros. Es hora de calzarse unas babuchas puntiagudas y dejarse fascinar.

Información práctica

 
1
Dorothy y Toto tenían su Oz. Alicia tenía su País de las Maravillas. Y el viajero tiene la algazara indescriptible de Yamaa el Fna. Esta plaza tan caótica es el corazón y el alma de Marrakech.
2
Muasine es como un escaparate de los cambios que está viviendo la medina. Aunque sobreviven zonas de zoco tradicional con lámparas centelleantes y productos de piel de colores, una nueva oleada de...
3
Al norte de Yamaa el Fna se concentra el encanto ancestral de las caravanas de mercaderes de la ciudad. El aroma del comino y de la carne asada se combina en estos callejones, donde los rayos de sol...
4
La alta sociedad de Marrakech no era precisamente minimalista. Prueba de ello es un mausoleo por el que valdría la pena morir y los suntuosos palacios de antiguos pachás y sultanes. Cuando al viajero...
5
Si el viajero necesita un descanso del ajetreo de la medina, es hora de pasarse por la Ville Nouvelle (ciudad nueva), que está llena de parques frondosos, cafeterías, un circuito creciente de arte...
1
¡Bienvenidos al mejor espectáculo del mundo! Se mire donde se mire en Yamaa el Fna, la plaza principal de Marrakech, se encontrarán estímulos interesantes. A las diez de la mañana ya ha empezado la...
2
Aunque fue fundada por los merínidas en el s. XIV, fueron los saadíes (que nunca le decían que no a un gran proyecto de construcción) los que le dieron un acabado deslumbrante a esta medersa (escuela...
3
Si el viajero se imagina toda la pompa y esplendor que podría conseguir teniendo a su disposición los mejores artesanos de Marruecos, el resultado quizá sea algo parecido a esto. El palacio de la...
4
La muerte no parece una perspectiva tan mala al visitar las tumbas saadíes. El sultán Al-Mansur no escatimó en gastos en la sala de los doce pilares, asegurándose de que su leyenda sobreviviera a su...
5
Estos jardines fueron un regalo de Yves Saint Laurent a Marrakech, ciudad de la que se enamoró en 1966. Saint Laurent y su compañero, Pierre Bergé, compraron el jardín en 1980 para preservar la visión...
6
Cuando el parisino Patrick Menac’h y el marrakechí Hamid Mergani descubrieron que los dos coleccionaban fotografía marroquí de época, decidieron abrir una galería para mostrar sus colecciones en su...
7
Esta mansión de la medina del s. XIX fue en su día el hogar de Si Said, hermano del visir Bou Ahmed (famoso por ser el creador del palacio de la Bahía). Es fácil percibir las similitudes artísticas y...
8
Si las paredes del palacio Mnebhi pudieran hablar, contarían unas cuantas historias. En su día fue el hogar de Mehdi Mnebhi, ministro de Defensa durante el reino del sultán Moulay Abdelaziz (1894-1908...
9
Cinco veces al día la voz del muecín de esta mezquita emerge sobre la algarabía de la plaza, llamando a los fieles a la oración. El minarete de la mezquita de la Kutubía se alza sobre la ciudad...
10
Si el entramado de estrechos callejones de la medina hace que el viajero eche de menos los espacios abiertos naturales, es hora de ir a la palmeraie (palmeral). Esta extensión verde, rodeada de...
1
Se pasa la mañana explorando los zocos antes de que lleguen las aglomeraciones. Se goza del aroma de las especias en la plaza de Rahba Kedima y se hace una pausa para tomar un té a la menta en el Café...
2
Se recorren los callejones para ver los herreros golpeando el metal en el Souq Haddadine y luego se admira el pasado de Marrakech en la Maison de la Photographie. Se para en el Musée Boucharouite para...
3
Se toma un café y unos macarons en la Pâtisserie Amandine y se va al MACMA para admirar el arte orientalista. Se sigue con la temática artística paseando por la vieja residencia de pintores del Jardin...
4
Se descubre una zona más tranquila de la medina entre los derbs (callejones) que salen de la Rue Bab Doukkala, antes de entrar en el Henna Cafe a tomar un té a la menta y hacerse un tatuaje de henna...
Mapa

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.
iati seguros

Artículos más leídos

Puestos de comida en la plaza Yamaa el Fna, Marrakech, Marruecos
La cocina marroquí ofrece innumerables e irresistibles platos. Uno de ellos, el tajín, es una delicia de carne, fruta y frutos secos aderezados con especias.
Michael_Heffernan_Lonely_Planet
Las Vegas, Nevada, Estados Unidos
Algunas películas abren de par en par las puertas de algunos de los hoteles más famosos del mundo por 10 €, lo que cuesta una entrada de cine.
Blanca Del Río
Merzouga, desierto Marrakech, Marruecos
Un viaje de aventura entre carreteras, valles, gargantas, dunas y pueblos con historia. Marruecos es la puerta más accesible y segura a ese infinito desierto.
bachmont - Flickr

Dónde dormir

Con más de 1.750.000 alojamientos e innumerables ofertas que se actualizan a diario, el viajero podrá reservar el hotel, la villa, el apartamento o incluso el riad ideal para disfrutar al máximo su estancia.